Una mujer estadounidense de 55 años murió a causa de una bacteria denominada vibrio que ingresó a su organismo al consumir otras crudas. Tras luchar 21 días en el hospital contra la vibriosis, un tipo de bacteria que puede infectar a seres humanos que consumen moluscos crudos o poco cocinados, Jeanette LeBlanc perdió la vida.

De acuerdo al informe policial, la mujer consumió durante una reunión familiar dos docenas de ostras crudas que había comprado en un mercado de Westwego, en el estado de Luisiana.

La bacteria “la devoró por dentro”, comenzando por sus piernas, y los médicos no pudieron hacer nada al respecto. Los síntomas más frecuentes son diarrea, náuseas, fiebre y escalofríos. Generalmente, los pacientes afectados se recuperan en tres días, aunque los casos más graves pueden derivar en la amputación de una extremidad o la muerte.

El Dr. Nestor Tede, nutricionista, explicó en diálogo con Mañanas Recargadas, por AM1300, que “debemos tener cuidado con el origen de los alimentos que consumimos, la limpieza y cocción de los mismos, que eliminan cualquier tipo de contaminación”. Si bien las ostras son moluscos que comúnmente se consumen crudos, el especialista recomendó siempre rociarlas con limón, ya que el ácido de este cítrico le da cierta cocción y elimina los gérmenes.

El video que presentamos a continuación contiene imágenes que pueden herir su sensibilidad.

Compartir

Dejar respuesta