Una mujer de 42 años fue rescatada en las últimas horas luego de permanecer durante los últimos 20 años secuestrada en una vivienda de la ciudad de Venado Tuerto, provincia de Santa Fe: se encontraba desnuda, atada a una cama y presentaba signos de deshidratación y desnutrición. Marisa Almirón fue encerrada por su padre y, luego, uno de sus hermanos continuó con el cautiverio.

Las denuncias de Mirtha, realizadas durante los últimos 12 años al escuchar los clamores de dolor de la víctima, provocaron un tardío accionar policial que desencadenó el operativo en Dorrego al 2400. “Cuando la policía llegaba al lugar, el hermano no les abría la puerta exigiendo una orden de un juez y tampoco lograban escucharse los gritos de Marisa a quien de seguro hacían callar”, afirmó en declaraciones a Crónica.

“En total son seis hermanos. Todos sabían lo que pasaba e intentaron taparlo, pero yo no podía quedarme sin hacer nada porque mi casa se volvió un infierno porque se escuchaba el sufrimiento. Eran tremendos los tormentos que pasaba esa chica”, sentenció. Su lucha ante esta situación no frenó y se acercó al Concejo Deliberante local en donde la edil Liliana Rostón se hizo cargo del caso.

El captor se encuentra en libertad. “Esta es la Justicia que tiene Santa Fe. Doce años después, cuando muere el hombre, es su hermano Mario quien continúa, argumentando que tenía problemas psiquiátricos”, detalló Fernanda Serna, de la Asociación de Mujeres Resilientes de Rosario.

Compartir

Dejar respuesta