Una tormenta magnética -de magnitud 4 en una escala de 10- afectará a la Tierra este viernes 13, según informó el centro meteorológico ruso Fobos. Este fenómeno se extenderá hasta el 14 de octubre, en tanto que el campo magnético terrestre podría sufrir alteraciones desde el 12 y hasta el 15 de este mes. Aunque el clima no se verá afectado, podría haber fallas en los dispositivos electrónicos de navegación o telecomunicación y, por tanto, aumentar el riesgo de accidentes.

El meteorólogo Antonio Deane comentó en AM 1300 que este tipo de fenómenos “ocurren continuamente, no es ocasional. La tormenta que emana del sol tiene que apuntar a la Tierra, en este caso puede afectar las comunicaciones en diferentes partes del mundo, no sólo acá, en especial a los satélites. También la transmisión de electricidad, en todo lo que sea el amplio mundo de la generación. Asimismo a la naturaleza, insectos, demás animales, plantas, pero si estamos dentro de un edificio no pasa nada”, aclaró en diálogo con Pasión de Multitudes.

“Sería realmente grave estar en una playa, aun bajo la sombrilla”, estimó el especialista en agroclima. Se produce por la reacción del planeta a las erupciones del Sol, que llegan en forma de viento solar. Así, ese astro expulsa miles de millones de partículas, que son capaces de alcanzar la Tierra en el transcurso de pocos días. Con la magnetósfera lo que se hace es poder minimizar estos fenómenos para lograr que no se generen daños catastróficos.

Resultado de imagen para tormenta magnetica

Según el especialista en astronomía Serguéi Popov, “los seres humanos siempre coexistieron con las tormentas magnéticas, incluso cuando desconocían la actividad solar y el campo geomagnético de nuestro planeta”. Lo que ocurre por el arribo de viento solar llegará hasta el 14 de este mes.

Hay que destacar que el campo magnético terrestre podía evidenciar una serie de alteraciones antes y después de la tormenta. Por eso, los meteorólogos pronostican que se podrían generar fallas en aparatos de tecnología y accidentes. Este último factor se da debido a que pueden verse afectados equipos de comunicaciones y navegación.

Los meteorólogos indican que esta incidencia podría provocar fallos en los dispositivos electrónicos y aumentar el riesgo de accidentes, ya que existe la opción de que afecte a los equipos de navegación y telecomunicaciones. Además, las personas más sensibles a estas situaciones meteorológicas tendrán más opciones de sufrir molestias físicas, desde dolores de cabeza hasta nerviosismo, irritabilidad, agotamiento o ansiedad.

Compartir

Dejar respuesta