Varios clientes de los principales bancos de Argentina registran desde hace unos días problemas a la hora de comprar dólares. Lo que se sabe es que las entidades “no tienen la situación impositiva de los compradores” y que por eso “no se pueden justificar la cantidad de ingresos” para efectivizar la operación. Los inconvenientes remontaron a muchos hasta diciembre de 2015, mes en el que se le puso fin al cepo cambiario que duró hasta la finalización de la presidencia de Cristina Fernández.

Generalmente, aquellos que no pueden concretar la compra son los que quieren adquirir montos mayores a los diez mil dólares mensuales, pero hay otros que están manifestando que le ha pasado con cantidades inferiores. Por ahora, es poca la información oficial que hay: AFIP no emitió un comunicado al respecto y extraoficialmente parecería que las trabas son originadas por los bancos.

Según explicaron, cada casa de cambio realiza distintas formas de control. Una de las posibilidades, en casos de clientes frecuentes, es la creación de un legajo para tener listo en caso de un posible control de la Unidad de Información Financiera (UIF). Hay que destacar que ninguno tiene acceso a las bases de datos de la AFIP.

Compartir

Dejar respuesta