El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, indicó ayer desde Washington que el Gobierno argentino “pedirá un acuerdo financiero ‘stand by’ de alto acceso” al Fondo Monetario Internacional (FMI) en la reunión que mantendrá hoy en la capital estadounidense con la titular del organismo multilateral, Christine Lagarde.

La firma de acuerdos de este tipo “duran típicamente cerca de seis semanas”, por lo que el entendimiento se podría rubricar en los primeros días de julio próximo, señaló el ministro a través de un comunicado de prensa.

La agenda que tiene previsto desarrollar hoy Dujovne en Washington comienza a primera hora con una reunión con el subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, David Malpass.

El país norteamericano cuenta con la mayoría de votos en el seno del consejo directivo del FMI, cuya decisión resulta fundamental para la aprobación.

En horas de la tarde el ministro se encontrará con Christine Lagarde para oficializar el pedido de la Argentina.

La modalidad de crédito del FMI denominada ”stand by” contempla plazos de entre 12 y 36 meses y está destinada a solucionar problemas transitorios de las economías, como desequilibrios en la balanza de pagos o pérdida de reservas. El monto de esta línea se rige por una combinación de diversos factores, como la necesidad de financiación, la capacidad de pago y un seguimiento del país respecto del uso de esos recursos.

En diálogo con Pasión de Multitudes -por AM1300-, el economista Agustín D’Attellis aseguró que los créditos stand by del FMI “son los más rígidos, los que más condiciones imponen y requieren más tiempo de auditoría”. “Podemos aspirar a créditos a cuentagotas a cambio de que el Gobierno vaya cumpliendo ciertos plazos y cuestiones como políticas de ajuste, reforma laboral, etc. Pero creo que hoy ni la economía, ni la sociedad ni el esquema político le da margen al Gobierno como para avanzar con estas cuestiones”, agregó.

Mientras Dujovne anunciaba desde Washington las características del crédito al que quiere acceder la Argentina, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, explicaba en la Casa Rosada que el pedido de ayuda al FMI “es para que nos haga menos vulnerables, para no depender de una sola fuente de financiamiento”.

El crédito del organismo “va a ser enmarcado en una convocatoria para construir consensos entre todos los sectores políticos, empresariales, sindicales, sociales y ciudadanos”, agregó Peña durante una rueda de prensa.

Desde el Congreso, el jefe del interbloque Argentina Federal en el Senado, el peronista rionegrino Miguel Angel Pichetto, recordó que el Parlamento no tiene la potestad para autorizar al Poder Ejecutivo Nacional a tomar crédito externo de parte de organismos multilaterales como el FMI.

“Desde el punto de vista de la obtención del crédito, corresponde la tarea al Poder Ejecutivo Nacional”, dijo Pichetto, quien salió al cruce del formoseño José Mayans, quien había asegurado ayer que cualquier toma de crédito externo de parte del gobierno nacional debe pasar por el Congreso.

El legislador rionegrino recordó que “históricamente el Congreso, en todas las cuestiones de gestión de crédito al FMI, no intervino previamente”.

Fuente: Télam

Compartir

Dejar respuesta