El INDEC informó este miércoles que el índice de desempleo en el primer trimestre de 2019 fue de 10,1%. De esta manera, la estadística alcanzó los dos dígitos por primera vez 13 años.

Durante los primeros tres meses, en promedio, se perdieron 1700 puestos de trabajo por día, «lo cual es una barbaridad«, sostuvo sin tapujos Leo Anzalone, analista económico, en AM 1300 Radio La Salada. «¿De qué hablamos cuando hablamos de pérdida de puestos de empleo? De gente que cae en la pobreza, de gente que no le puede dar de comer a sus hijos, tal es así que más de la mitad de los chicos en la Argentina es pobre. Y cae el consumo, las ventas, cierran las pymes, termina cayendo toda la economía«, enumeró el especialista.

«Escuché poquitas cosas que puedan solucionar esto. Más allá del signo político que pueda ganar las elecciones, como ciudadanos debemos revisar qué propone cada uno de los candidatos. Y esto que parece una frase hecha es central: mientras no forcemos a nuestra dirigencia a dar las respuestas que necesitamos, va a ser muy difícil cambiar esto. Entonces lo que deseo profundamente y trabajo por ello, es ideas que cambien esta situación. Porque más allá de los Gobiernos siempre la pobreza desde el regreso de la democracia rondó el 30 por ciento«, manifestó.

En ese sentido, consideró que «esto ocurre porque los políticos tradicionales están más ocupados en sostener el poder. No podés pensar un modelo educativo si no tenés los recursos para mejorar ese nivel. No es algo utópico, es volver a ser la Argentina que fuimos en estos tiempos modernos».

«Si tuviera el poder de tomar decisiones en cuanto a la economía argentina, lo primero que haría -sustentado en datos- es multiplicarle la plata en el bolsillo a la gente, fundamentalmente en las amas de casa y en los abuelos. Cuando hay consumo vuelven a abrir las pymes, el almacén, el kiosco, y comienza un círculo que empieza a mover todos los sectores de la economía«, se esperanzó.

«Lo central en la Argentina es un problema económico, más que político. Hay que responder una pregunta que es ‘cómo’, para despejar quién habla de verdad, quién tiene idea, y quién no. Empezaría a ver quién habla de educación, de ciencia, que son determinantes para generar que los países empiecen a crecer», explicó Anzalone.

El segmento más complicado es el de las mujeres de 14 a 29 años, donde la desocupación afecta al 23,1%, en contraste con los varones de esa misma franja donde el desempleo trepa al 18,5%. En el caso de las mujeres de este segmento, la desocupación aumentó 3 puntos respecto de 2018.

En cuanto a los rubros, el sector de la construcción y el del comercio reflejan el impacto de la crisis ya que llega a un 1,6% y 1,4% de desocupados, también con un incremento en el último año. También es alta la desocupación en el sector de los servicios. Los operativos y los trabajadores no calificados son los perfiles donde más se agudiza el problema, de acuerdo a los datos oficiales.

Compartir

Dejar respuesta