Luego de la cuarta revisión del programa económico argentino en el marco del crédito stand by por 57 mil millones de dólares, el Fondo Monetario Internacional (FMI) empeoró los pronósticos para el país en materia de inflación y crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI).

De esta forma, en el informe presentado en la capital de Estados Unidos, anticipó una caída del 1,3 por ciento del PBI para este año y un 1,1 por ciento de crecimiento para 2020. Mientras tanto, pronosticaron que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se va a ubicar este 2019 en torno al 40 por ciento.

La suba de este último parámetro encontró razón, según los profesionales del organismo, en el aumento de los salarios nominales y al incremento significativo en las expectativas de inflación.

Teniendo en cuenta esta situación, desde el FMI recomendaron a la Argentina mantener las tasas de interés reales altas durante un tiempo más prolongado, algo que termina afectado también a la clase media.

Compartir

Dejar respuesta