antecedentes
El lugar de la política en el deporte

El lugar de la política en el deporte – Apuestas, proyectos y patrocinios

Política y deporte son dos fenómenos sociales que movilizan a las masas de manera pasional. Los caminos entrelazadas entre uno y otro son múltiples, con sectores a favor y en contra. En este artículo detallamos diversos enfoques en torno a programas, desafíos culturales, apoyo y apuestas especiales que mezclan eventos políticos y deportivos de forma regular.

Es bastante habitual que políticos, candidatos a puestos de elección popular y aspirantes varios formen relaciones, alianzas o simplemente hagan actos de presencia en eventos deportivos. La exposición es importante, así como también crear cierto vínculo con una parte del público. Esta relación entre políticos y sectores deportivos tiene una larga trayectoria, con ejemplos de lo que ha salido bien y también muchos episodios lamentables.

Los máximos organismos deportivos a nivel mundial, como el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) tratan de dejar las cuestiones políticas de lado, más allá de que muchas decisiones tienen un componente político y el enfoque social de sus actividades las hacen mantener relaciones estrechas con instituciones y personajes de la estructura política de decenas de países.

También existen muchos deportistas que hacen la transición a la política y políticos que invierten de manera privada en deportes, clubes u organizaciones, con lo cual es muy difícil distinguir intenciones, objetivos o planes a simple vista. En diferentes oportunidades a lo largo de la historia, los eventos del deporte se han utilizado como plataformas políticas, trascendiendo a otras esferas de la sociedad.

Las protestas y los mensajes políticos por lo general no están bien vistos en los escenarios deportivos y en muchas ocasiones hay sanciones de por medio para los deportistas, entrenadores o directivos que se atreven a tal transgresión. El deporte y la política son fenómenos sociales que generan pasiones muchas veces desmedidas y, aunque hay mecanismos para tratar de mantenerlos en vías separadas, hay puntos de encuentro innegables

Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA)

Deporte y política en conflicto de intereses

Cuando la política y el deporte se cruzan pueden saltar chispas y la llama se aviva cuando se trata de cuestiones financieras. Hay diferentes posiciones encontradas sobre el rol que deben jugar los gobiernos para la promoción deportiva, con voces a favor y en contra de las inversiones para respaldo de atletas, infraestructura y organización de eventos masivos.

Candidaturas para eventos internacionales

Uno de los puntos álgidos al analizar si la política tiene un lugar en el deporte gira en torno a las postulaciones de ciudades y países para organizar eventos regionales o mundiales. Cada candidatura debe estar acompañada por representantes gubernamentales y del sector privado para mostrar unidad, sin mencionar las grandes cantidades de fondos públicos que se requieren. Los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo de la FIFA han tenido escándalos importantes en materia de adjudicación de sedes, sobornos y procesos oscuros en este sentido.

Construcción de escenarios deportivos

Otra injerencia directa de la política en el deporte es a través de la infraestructura. Complejos de entrenamiento y estadios son proyectos que se ven con recelo por una parte de la sociedad. La inyección de capital público para la construcción de estos escenarios deportivos lleva consigo circunstancias poco ideales, desde reclamos de uso de fondos para otras necesidades hasta situaciones de corrupción que pueden llegar a tener grandes proporciones.

La política como apoyo para el deporte

Otro enfoque acerca de la relación entre la política y el deporte tiene que ver con los programas gubernamentales para el desarrollo de talentos. Los países desarrollados cuentan con una amplia infraestructura y metodologías de primer orden para promover la práctica del deporte, identificar a los deportistas con mayor proyección y colocarlos en la senda adecuada para obtener resultados a mediano y largo plazo.

La política como apoyo para el deporte

Patrocinio oficial para eventos y deportistas

En muchas ocasiones, sobre todo en países menos desarrollados, actores políticos aprovechan resultados deportivos esporádicos para su beneficio o por presión de la sociedad. En este caso, se ven “becas” o “patrocinios” de manera directa o mediante instituciones especializadas para deportistas destacados. A diferencia de los programas nacionales, esta modalidad no asegura resultados a largo plazo sino más bien premia a deportistas que han podido sobresalir sin una gran infraestructura de base.

Apuestas especiales sobre eventos políticos

Como es posible apostar a prácticamente cualquier situación que tendrá un resultado o desenlace, la política también es objeto de muchas apuestas especiales. Esto se ve no solo en esferas informales sino también en casas de apuestas legales y especializadas. Las secciones de apuestas políticas son cada vez más comunes y pueden enfocarse en múltiples eventos como:

  • Elecciones presidenciales
  • Elecciones regionales o locales
  • Aprobaciones de leyes
  • Consultas populares o referendos
  • Eventos de política internacional

En definitiva, la política tiene un lugar en el deporte es una discusión amplia y plural, con muchas opiniones encontradas con mayor o menor dosis de razón. Lo cierto del caso es que los caminos políticos y deportivos se cruzan con regularidad, con cientos de ejemplos al respecto y diferentes niveles de éxito, controversia y debate en cada oportunidad.